Estás aquí:

HomeEstética Facial
Unidad de Estetica Facial Anterior Siguiente

Nueva Unidad de Estética Facial

Indenta Odontólogos presenta su nueva Unidad de Estética Facial. Contamos con los procedimientos antienvejecimiento que más se ocupan en estos días.

ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una sustancial de nuestra piel, que disminuye con el paso del tiempo. Es ésta es una de las causas el envejecimiento de la piel y la aparición de arrugas. Los rellenos inyectables de ácido hialurónico permiten, mediante un procedimiento sencillo, ambulatorio y bajo anestesia, devolver los volúmenes perdidos, gracias a su capacidad de atraer y retener agua. Rehidrata la piel en profundidad haciéndola lucir más tersa y disminuye también los surcos de la piel. Las zonas del rostro donde se utilizan rellenos con més frecuencia son: el surco nasogeniano, realzado y definición de labios y mejoramiento del ángulo labial invertido (comisuras). Los resultados después de la aplicación son inmediatos con una duración aproximada de 8 meses a 2 años dependiendo del tipo de relleno.

toxina botulínica

La toxina botulínica tipo A produce relajación de los músculos en forma transitoria, impidiendo su contracción. Dentro de otras aplicaciones, se utiliza en los músculos del tercio superior del rostro (ojos o patas de gallo, entrecejo y frente) y cuello para disminuir el movimiento muscular que genera la arruga. Tiene una duración de entre tres y seis meses, pudiendo ser reaplicado. La desaparición del efecto es de forma gradual, y una vez que se elimine toda la toxina de la zona aplicada, el rostro queda siempre en mejor estado del que se encontraba antes de la aplicación de la toxina. Es un tratamiento indoloro, y sus efectos comienzan a ser visibles a partir de las 72 horas siguientes de la aplicación, y su mayor efecto es visible en el día 15.

PRP

El procedimiento del plasma rico en plaquetas consiste en la extracción de sangre desde el paciente seguido de una centrifugación diferencial en donde los distintos componentes sanguíneos son separados en 3 fases. Se extrae la mejor parte de este preparado para luego ser reinyectada en el rostro. Los resultados son apreciables a partir de los primeros días desde su realización. Es un tratamiento mínimamente invasivo, ambulatorio y con la ventaja de no generar reacciones alérgicas a la piel ya que el material inyectado proviene del mismo paciente (tratamiento autólogo). El PRP tiene varios beneficios sobre la piel dañada: Restaura la vitalidad cutánea, aumenta su grosor, recupera la consistencia elástica, mejora la circulación e incrementa la tersura y apariencia de la piel.